Carta abierta de un empresario de la Confección al Gobierno y a la Nación

Foto: Archivo NTN24

Medellín, abril 16 de 2019

Dirigentes y gobernantes

Soy empresario de la Confección por más de 30 años, y logré emplear en mi empresa a más de 250 personas, mano de obra directa y otro tanto como terceros. Actualmente y con cantidad de restricciones, escasamente puedo emplear a 50; y no es porque nuestros productos sean de baja calidad o nuestra mano de obra no sea calificada.

Por años fuimos competitivos; pero, desde el año 2013, todo empezó a vislumbrar un futuro nefasto para esta actividad generadora de miles de empleo. Nuestros gobernantes no dieron lectura o no entendían o no les convenía generar políticas que protegieran la industria de la Confección, con una inflación ascendente, un bajonazo en el precio del petróleo y un alza del dólar de $1700 pesos hasta llegar en unos pocos meses a los $3000 pesos, y prácticamente quedarse en ese precio.

Todo esto solo disminuyó horriblemente la capacidad de poder adquisitivo de nuestro peso; para rematar, un IVA del 19%, nefasto para los trabajadores, jornaleros y los pobres de este país. La DIAN se enorgullece de los miles de billones recaudados, mientras la clase obrera disminuye su comida y su ropa para subsistir.

Foto Presidencia de la República

Alguna vez leí en un titular de prensa: “Colombia en crisis por las promociones o promociones por crisis en Colombia”. Dura realidad. Y fue el terreno abonado para que en este país disfrazaran el contrabando, el lavado y la corrupción, justo cuando llegaban las fechas ideales para comercializar a precio justo nuestros productos, de la nada y por arte de magia aparecían las PROMOCIONES con precios irrisorios en las grandes superficies y en locales improvisados en el comercio popular.

Normas y leyes que están permitiendo que unos pocos llenen sus bolsillos e inviertan fuera del país, autoridades vulnerables que se venden al mejor postor, ministros y asesores del gobierno miopes y que justifican su sueldo por hablar y nunca a favor del pueblo.

Ahora como gremio, los confeccionistas debemos ser escuchados y apoyados. No son los millones de unos cuantos importadores, los que cubren la necesidad de un pueblo, de seguro que sus utilidades salen de este país,

Es el trabajo digno, es ocupando a nuestras gentes y apoyando a los empresarios como se construye país.

Solo quiero pensar que nuestro presidente y nuestros representantes conocedores de la realidad legislen en favor del bienestar del trabajador y que seriamente piensen en que el desempleo, la pobreza, la falta de industria y de empresarios terminarán porque alguna vez aparezca un fulano redentor y se haga elegir como dictador.

Véase país vecino.

Lea también: PARTIDOS POLÍTICOS SE UNEN PARA DEFENDER LA PRODUCCIÓN NACIONAL DEL SECTOR TEXTIL Y DE LAS CONFECCIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *