Propuesta arancelaria del sector textil-confección para el PND 2018-2022

Guillermo E. Criado, Presidente de la CCCyA

Comunicado de Prensa, Bogotá, 29 de abril de 2019 

Por: Junta Directiva Cámara Colombiana de la Confección y Afines.

Más de 70.000 empresas formales de la cadena textil y confección inscritas en las cámaras de comercio del país, son el resultado de la sumatoria de esfuerzos que aprovechan el trabajo y la creatividad para construir valor social.  Estas empresas estables generan 600.000 empleos directos (cifras DANE) y cerca de 900.000 informales, organizaciones productivas claves para el florecimiento humano real y el crecimiento económico de nuestra nación.

Colombia ocupa en Latinoamérica el primer lugar en términos de inequidad en la industria del vestido en materia de aranceles para las confecciones importadas provenientes de Asia y África. En la vigencia 2017, solo el 0.8% de las importaciones de prendas de vestir pagaron el arancel máximo permitido por la Organización Mundial de Comercio -OMC-, en el año 2018 se cobró por este concepto el 0.9%. El arancel máximo permitido por la -OMC- es del 40% para la confección importada.

Vale resaltar, que en el año 2017, se importaron 584 millones de prendas y en el 2018 675 millones. A ello se le suma la mercancía que ingresa al país por medios ilícitos como el contrabando o lavado de activos. El arancel promedio aplicado a todas estas importaciones fue del 13.1% en el 2017 y del 13.5% en el 2018, porcentajes que están muy por debajo de los establecidos por gobiernos de países con vocación textil como: México (25% al 30%), Ecuador (25%) y Brasil (35%) de arancel, que se ven a sí mismos, como facilitadores de creación de valor y de generación de empleo.

El pago del 15% para mercancías con precios declarados arriba de 10 USD el kilo, tiene a nuestros empresarios en condiciones desfavorables, frente a mercancías importadas de países asiáticos y africanos con los que no tenemos tratados de libre comercio, aspecto que se ha visto reflejado en la pérdida de cerca de 600.000 empleos en los últimos 10 años. Cada día más fábricas apagan máquinas, generando que los empresarios del sector cierren sus empresas y se vayan a comprar en otras latitudes particularmente en Asia y África. Vale anotar, que 374 empresas de la cadena textil confecciones han entrado en las últimas dos décadas, en los diferentes procesos de insolvencia o liquidación judicial (Superintendencia de Sociedades).

La normativa actual permite prácticas desleales como: sub facturación, sobre facturación, todo tipo de dumping y beneficios arancelarios inmerecidos, que en vez de pagar un arancel justo que equilibre los costos-país de nuestros empresarios colombianos con los de Asia y África, premia a quienes están generando empleo en los países Asiáticos y a su vez eluden las responsabilidades con el fisco nacional.

Se requiere de medidas urgentes frente a la desigualdad empresarial del sector en Colombia, con países que pagan salarios de hambre “dumping laboral”, naciones que no cumplen normas ambientales “dumping ambiental”, países donde la energía es subsidiada “dumping energético” y donde el costo del dinero es mínimo frente al de nuestro país “dumping financiero”. Además, potencias como China que otorga beneficios tributarios a sus exportadores de textiles “dumping tributario”. El costo país para este sector es entre 2 y 4 veces mayor al de países Asiáticos.

Lea también: CARTA ABIERTA DE UN EMPRESARIO DE LA CONFECCIÓN AL GOBIERNO Y A LA NACIÓN

Es pertinente precisar, que no es cierto, que los precios al consumidor vayan a subir dramáticamente como lo sostienen los gremios defensores de los importadores. Los beneficios de importar prendas de Asia no están llegando al bolsillo de los colombianos. Si fuese real que los precios se incrementen en un 25%, esta no es razón para perjudicar a los productores nacionales y favorecer a los foráneos quienes no nos compran y tampoco han suscrito con el país, acuerdos comerciales. Actualmente existe un 40% de arancel para las mercancías de menos de 10USD el kilo fijados por el Gobierno anterior, que no está operando con estricto rigor.

Solamente una parte de la clase alta y media en Colombia compran 100% importado, otros consumidores de esos estratos sociales compran marcas extranjeras y nacionales prefiriendo la confección local por su calidad y diseño. Las clases menos favorecidas del país adquieren su ropa en el comercio de cadenas menores, tiendas de barrio y sectores populares, prendas que en su mayoría son hechas por la confección local. Este sector tiene una participación de adquisición no muy significativa de mercancía importada.

El Gobierno anterior estableció un umbral con promedios inferiores de la mercancía importada de Asia, sin tener en cuenta los costos nacionales, dejando en ventaja a los productos y mano de obra Asiática, que son defendidos por los gremios de los importadores.

Nuestra propuesta es que el actual umbral de 10 USD el kilo, suba a 20 USD el kilo. Se propone un “arancel compensatorio” del 37.9% solo para prendas que se declaren a un precio inferior a 20USD el kilo y a los que estén por encima de este umbral, un arancel mixto del 10% ad valorem más 3 USD el kilo.

Esta iniciativa incluida en el Plan Nacional de Desarrollo trae los siguientes beneficios: aumenta el recaudo generando un beneficio tributario, disminuye las importaciones engañosas que le hacen trampa al fisco nacional, que aprovechando la mezcla de precios irrisorios y un umbral bajo pagan aranceles inequitativos. Evita que la diferencia entre el precio declarado y precio real se cubra con dineros provenientes de actividades ilícitas. Contribuye además, al crecimiento económico y al bienestar de los colombianos en zonas urbanas y rurales, especialmente favorece a madres cabezas de hogar y reduce el déficit de la balanza comercial generado por importaciones provenientes de países asiáticos y africanos.

Este es el clamor del sector textil: requerimos con urgencia nuevas reglas arancelarias y aduaneras que permitan que la industria nacional pueda competir y evitar que siga siendo devastada por la producción asiática y africana. Finalmente, el llamado para los congresistas de nuestra nación es para que legislen en favor del empleo y el crecimiento económico en Colombia. Aprovechando el mes de las madres, cuando se determinará la suerte de esta importante iniciativa en el Congreso de la República, en el marco del Plan Nacional de Desarrollo, exhortamos intercedan por el beneficio de más de un millón trecientas mil mujeres colombianas trabajadoras del sector textil, en su mayoría, madres cabezas de familia.

Le puede interesar: CARTA ABIERTA AL GOBIERNO Y A LA NACIÓN SOBRE CRISIS DEL SECTOR TEXTIL-CONFECCIÓN

“Precios de prendas de vestir no subirán por aranceles a importaciones”. CCCA

Mensaje de la Junta Directiva de la CCCyA a los Honorables Senadores de la República de Colombia.

Bogotá D.C. Mayo 02 de 2019

Señores

HONORABLES SENADORES DE LA REPÚBLICA

Ciudad

Asunto: Propuesta del Sector Textil en el PND

Señores Senadores, vemos con gran preocupación que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo que encabeza del Dr. José Manuel Restrepo presentó una serie de declaraciones, en particular sobre las tasas arancelarias que se impondrán al sector textil- confección, las cuales califica como graves impactos económicos y que no compaginan en “absoluto”. Sobre este particular les informamos que:

Nuestro gremio está muy preocupado al ver la falta voluntad de parte de este Ministerio en favor de defender la industria Nacional, el empleo y el crecimiento económico de nuestro país. El Ministerio ha demostrado abiertamente que está en contra de la industria textil confección y de las propuestas concertadas con los representantes y senadores de todos los partidos en favor del sector.

Sobre el particular les damos algunos datos de referencia:

  • La Balanza comercial con los países de Asia y África (países con los que no tenemos TLC) al cierre del 2018 está totalmente desproporcionada, dado que no nos compran y sí están causando daño a nuestros empleos y al crecimiento económico del sector textil; las importaciones de África del 2016 al cierre de 2018 crecieron 50.8%, China 30.7% y demás países de Asia 58.4%; mientras las exportaciones para Asia y África no llegan al 1% de las exportaciones totales de Colombia a estos destinos.
  • Los costos país de Colombia vs. los Costos de países Asiáticos y Africanos están lejos; nuestra propuesta busca compensar esta diferencia, dado que las mercancías provenientes de Asia y África con las normas actuales permiten todo tipo de Dumping: laboral, financiero, ambiental, energético y tributario, lo cual nos pone en gran desventaja actualmente.
  • Nuestro sector genera más de Un millón seiscientos mil empleos y, como resultado de los decretos vigentes, se han perdido más de 600.000 puestos de trabajo. Cifras del DANE reportan retroceso en el empleo del sector, del -5.9% en 2017 y -4.1% en 2018, afectando dramáticamente el trabajo en las mujeres, principal mano de obra de esta industria (85% madres cabeza de familia); población que ha mostrado una caída del empleo del 16%.
  • En el año 2017 se importaron 584 Millones de Prendas y en el 2018 fueron 675 Millones. Por otra parte, se suma la mercancía que entra al país por contrabando y/o lavado de activos, el arancel promedio aplicado a todas estas importaciones de confección en el 2017 fue el 13.1% y en el 2018 del 13.5%. 
  • Estos porcentajes están muy por debajo de lo establecido por gobiernos con vocación textilera;  Brasil el 35%, México 25% al 30%, Estados Unidos 32%  (en prendas asiáticas en mezcla de Poli-Algodón), estos países se ven a sí mismos como facilitadores de creación de valor y de generación de empleo.
  • Las normas vigentes de 40% de arancel para las prendas de vestir que ingresen al país, cuyo costo esté por debajo de US$ 10 Dólares el Kilo, es una burla al fisco nacional, dado que solo el 0.8% en el 2017 y 0.9% en 2018 de los importadores pagaron el arancel máximo permitido por la OMC (40%).
  • La participación del sector textil – confección en la industria manufacturera ha venido en descenso, del 23.0% en el 2014 al 20.2% al cierre del 2018.
  • Sorprende la manera como se presenta la información de las importaciones: el señor Ministro José Manuel Restrepo informa en carta radicada el 29 de abril en la Cámara de representantes, dirigida al Dr. Carlos Alejandro Chacón, donde afirma que:

“Se redujeron las importaciones por debajo del umbral arancelario. En efecto, mientras en el 2012 las importaciones por debajo del umbral arancelario de 10 Dólares eran de 12.8%, hoy en día solo el 3.7% ingresa a precios inferiores o iguales al umbral arancelario”.

Esto es una prueba de que las normas actuales están favoreciendo a las mercancías asiáticas, dado que si, por ejemplo, un importador paga el 40% sobre un kilo de US$ 7, da como resultado un arancel el US$ 2.8 por kilo. Mientras que si declara la mercancía a US$ 15 el kilo, se benefician inmerecidamente de un arancel del 15% y solo pagaría US$ 2.25; es decir, burla al fisco nacional aprovechando el beneficio de arancel bajo y umbral bajo.

  • No es cierto que los precios al consumidor vayan a subir; tampoco que los precios hayan bajado por la importación desde Asia y África: ese argumento es falaz. Los precios bajos no llegan al consumidor final en Colombia y sí están devastando nuestro empleo nacional.

Nuestra propuesta es:

  • Subir el umbral de US$ 10 a US$ 20 el kilo. El umbral actual fue realizado con los promedios inferiores de la mercancía importada de Asia, sin tener en cuenta los costos nacionales.
  • Establecer un arancel del 37.9% el kilo para prendas importadas por debajo de US$ 20 el kilo, En la norma vigente esta es del 40%, máximo permitido por la OMC.
  • Establecer un arancel mixto para las prendas de vestir importadas de US$ 20 en adelante, las cuales pagarían el 10% ad valorem más US$ 3 el kilo. La norma vigente es del 15%.

El país se beneficiará mejorando la balanza comercial, aumentando recaudo tributario, recuperando los empleos perdidos e impulsando el crecimiento económico y el bienestar de los colombianos.

Por todo lo anterior necesitamos el apoyo del Senado de la República para que, en su decisión respecto al PND, no le den la espalda a los colombianos que subsisten del sector y favorezcan el empleo, la producción y el bienestar de más de Un millón seiscientas mil familias.

Cordialmente

Junta Directiva Cámara Colombiana De la Confección y Afines

Vea también: Mensaje del Dr. Guillermo Criado, Presidente de la CCCyA, a la Nación, luego de la aprobación en la Cámara de Representantes de nuestra propuesta arancelaria.

La votación de estos dos artículos finalizó con 122 votos a favor y 20 en contra, durante la noche del martes, 30 de abril de 2019, ratificando la apuesta iniciada por el Dr. Alejandro Carlos Chacón, Presidente de la Cámara de Representantes, y de varios representantes y senadores de la república, en favor de la industria nacional y del sector textil-confección colombiano.

La expectativa continúa, en tanto que se espera la aprobación por parte del Senado de la República la próxima semana, continuando su camino hacia la sanción presidencial. Continuamos invitando a todo el Gobierno Nacional a que apoye esta iniciativa, que será histórica debido a la recuperación de 600.000 empleos y el impulso a un sector competitivo que espera luces para tomar la fuerza que antaño tuviera en el país.

Carta abierta al Gobierno y a la nación sobre crisis del sector textil-confección

Foto: Minuto 30/La República

Bogotá, 17 de abril de 2019

Señor Presidente Iván Duque Márquez

Honorables Congresistas

Opinión Pública

Título: «Carta abierta: Suplica del sector textil-confección»  

Señor Presidente Iván Duque:

Más de 70.000 empresas formales de la cadena textil-confección inscritas en las Cámaras de Comercio del país, son el resultado de una sumatoria de esfuerzos que aprovechan el trabajo humano y la creatividad para construir valor social. Estas empresas, estables, funcionales y orientadas a un propósito, son clave para el florecimiento humano real y el crecimiento económico de nuestro país.

Señor Presidente, esperamos que su gobierno genere condiciones apropiadas para nuestra industria. Los ciudadanos elegimos con nuestro voto a los gobernantes por su visión de país y su discurso; nosotros, como sector, apoyamos su candidatura porque creemos en su liderazgo y en el cumplimiento de sus promesas de campaña.

La actual normatividad en materia arancelaria nos tiene actualmente en condiciones desfavorables frente a los importadores. Por lo tanto, requerimos con urgencia nuevas reglas arancelarias y aduaneras que permitan que la industria nacional pueda competir y evitar que siga siendo devastada por la producción asiática y africana, creando así mejor valor en términos de eficiencia y eficacia, promoviendo el empleo y desarrollando ideas empresariales innovadoras.

De forma explícita, las propuestas del sector están en el Plan Nacional de Desarrollo. A saber:

  1. Subir el umbral de 10 USD a 20 USD el kilo. El umbral actual fue realizado con los promedios inferiores de la mercancía importada de Asia, sin tener en cuenta los costos nacionales;
  2. Establecer un arancel del 37,9% para aquellas prendas de vestir importadas por debajo de 20 USD el kilo. En la norma vigente está en el 40%, máximo permitido por la OMC;
  3. Establecer un arancel mixto para las prendas de vestir importadas de 20 USD en adelante, las cuales pagarán el 10% ad valorem  más 3 USD el kilo. La norma vigente es del 15%.

Lo anterior generaría los siguientes beneficios:

  • Aumenta el recaudo generando un beneficio tributario.
  • Castiga al importador que le hace trampa al fisco nacional, que aprovechando el umbral bajo declara mercancía a precios irrisorios para no pagar el arancel que corresponde; y que en muchos casos la diferencia entre el precio declarado y el precio real de origen se cubre con dineros de actividades ilícitas.
  • Contribuye al crecimiento económico y al bienestar de los colombianos. La industria textil es una de las más importantes en generación de empleo en zonas rurales y urbanas, especialmente en mujeres madres cabeza de familia.
  • Reduce el déficit en la balanza comercial generado por la importación proveniente de países asiáticos y africanos, con los cuales no tenemos tratados de libre comercio y no compran ni el 1% de nuestras exportaciones.

No es cierto que los precios al consumidor bajen por las importaciones de Asia y África.  Este argumento es falaz. La realidad es que hoy los bajos precios no llegan al consumidor final y sí están devastando el empleo en la industria nacional. Tampoco es cierto que con las propuestas del sector textil-confección en el PND se dispare el contrabando, pues el problema real es el lavado de dólares.

Señor presidente, su gobierno puede apoyar estas propuestas de nuestro sector sin elegir ganadores y perdedores. El beneficio de tales medidas redundaría en el país, pues fortalecería la producción nacional —no solo manteniéndola, sino, y más importante, impulsándola— e incentivaría su fundamental capacidad de creación de empleo, contrarrestando así las nefastas consecuencias de los aranceles bajos a precios ínfimos provenientes de Oriente y África que destruyen la competitividad de la industria local.

Solo el 0,8% en 2017 y el 0,9% en 2018 de los importadores pagaron el arancel máximo permitido en la normativa vigente por la OMC (40%) para confección importada a precios inferiores al umbral de 10 USD el kilo. En el año 2017 se importaron al país 584 millones de prendas y en el 2018, 675 millones. Por otra parte, hay que sumar la mercancía que ingresa al país por medios ilícitos como el contrabando y/o lavado de activos. El arancel promedio aplicado a todas estas importaciones de confección en el 2017 fue del 13.1% y en el 2018 del 13.5%. Porcentajes ambos que están muy por debajo de los establecidos por gobiernos de países con vocación textilera como Brasil (35%) y México (30%), y que se ven a sí mismos como facilitadores de la creación de valor y la generación de empleo.

La ecuación que defienden los importadores y sus gremios de umbrales y aranceles bajos  más precios de origen irrisorios no da como resultado precios favorables al bolsillo de los colombianos.  Además, estos gremios defienden aranceles altos para materias primas importadas como hilos y colorantes que encarecen el producto nacional. Es decir, defienden que se proteja al importador encareciendo y debilitando la producción nacional.

Queremos, pues, sentar un precedente de las decisiones del gobierno anterior, quien favoreció más a las importaciones, que al desarrollo y el éxito de las empresas locales, razón por la cual muchas marcas colombianas se vieron avocadas a importar para poder competir con marcas extranjeras que confeccionan en los países asiáticos y africanos.

Señor Presidente Duque, señores Congresistas, colombianos, es imperativo luchar contra la inequidad para reversar el decrecimiento del empleo, de la producción nacional y recuperar 600.000 empleos perdidos producto del alto costo país, y del incremento en la desigualdad de las condiciones laborales que han eliminado años de progreso y empleo. Estamos seguros de que con el cumplimiento de sus promesas de campaña nuestro sector será un dinamizador para el crecimiento económico del país.

Gozamos del prestigio que la calidad de nuestros textiles y la capacidad creativa de nuestros diseñadores se han ganado a pulso. Contamos con las personas, el talento y las competencias necesarias. Tenemos el mercado nacional y 950 millones de habitantes del continente americano como mercado potencial.

Por todo lo anterior, necesitamos del apoyo del ejecutivo y del congreso a esta suplica del sector textil-confección; sector que aspira a continuar la labor que ha llevado a cabo durante los últimos 100 años, ayudando al proceso de construcción del país, aportando empleo, divisas y bienestar para los colombianos

Cordialmente,

Junta directiva Nacional Camara Colombiana de La confeccion y Afines

Información : presidente@ccconfeccion.com

Síguenos en twitter: @presiCCCyA , @CCConfeccion; en Facebook: Cámara Colombiana de la Confección y Afines

El 22 de abril de 2019, será televisada la Audiencia Pública en el Senado para atender la crisis de nuestro sector.

Foto: El Heraldo

Este lunes, 22 de abril de 2019, a partir de las 10 a.m., siga la #TransmisiónEnDirecto de la Audiencia pública denominada “Por más producción y empleo en la industria textil y de confecciones”, a través de nuestra Fanpage de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines, desde el recinto de la Comisión V del Senado de la República.

Nuestro sector no soporta más las medidas comerciales y arancelarias de nuestro país. Por ello, se expondrá en la audiencia la crisis histórica que vivimos hace 30 años y la urgencia de la inclusión de los artículos 298 y 302 en el #PND. Debemos estar unidos en la defensa de nuestros empleos.

Allí, el HR Jhon Jairo Berrío López
y miembros del sector textil-confección tratarán la situación de los trabajadores y empresarios de la industria textil colombiana, y se propondrán las soluciones urgentes que necesita nuestro sector.

Siga la #TransmisiónEnDirecto dando click en:
https://www.facebook.com/C%C3%A1mara-Colombiana-de-la-Confecci%C3%B3n-y-Afines-361886533839381/

Carta abierta de un empresario de la Confección al Gobierno y a la Nación

Foto: Archivo NTN24

Medellín, abril 16 de 2019

Dirigentes y gobernantes

Soy empresario de la Confección por más de 30 años, y logré emplear en mi empresa a más de 250 personas, mano de obra directa y otro tanto como terceros. Actualmente y con cantidad de restricciones, escasamente puedo emplear a 50; y no es porque nuestros productos sean de baja calidad o nuestra mano de obra no sea calificada.

Por años fuimos competitivos; pero, desde el año 2013, todo empezó a vislumbrar un futuro nefasto para esta actividad generadora de miles de empleo. Nuestros gobernantes no dieron lectura o no entendían o no les convenía generar políticas que protegieran la industria de la Confección, con una inflación ascendente, un bajonazo en el precio del petróleo y un alza del dólar de $1700 pesos hasta llegar en unos pocos meses a los $3000 pesos, y prácticamente quedarse en ese precio.

Todo esto solo disminuyó horriblemente la capacidad de poder adquisitivo de nuestro peso; para rematar, un IVA del 19%, nefasto para los trabajadores, jornaleros y los pobres de este país. La DIAN se enorgullece de los miles de billones recaudados, mientras la clase obrera disminuye su comida y su ropa para subsistir.

Foto Presidencia de la República

Alguna vez leí en un titular de prensa: “Colombia en crisis por las promociones o promociones por crisis en Colombia”. Dura realidad. Y fue el terreno abonado para que en este país disfrazaran el contrabando, el lavado y la corrupción, justo cuando llegaban las fechas ideales para comercializar a precio justo nuestros productos, de la nada y por arte de magia aparecían las PROMOCIONES con precios irrisorios en las grandes superficies y en locales improvisados en el comercio popular.

Normas y leyes que están permitiendo que unos pocos llenen sus bolsillos e inviertan fuera del país, autoridades vulnerables que se venden al mejor postor, ministros y asesores del gobierno miopes y que justifican su sueldo por hablar y nunca a favor del pueblo.

Ahora como gremio, los confeccionistas debemos ser escuchados y apoyados. No son los millones de unos cuantos importadores, los que cubren la necesidad de un pueblo, de seguro que sus utilidades salen de este país,

Es el trabajo digno, es ocupando a nuestras gentes y apoyando a los empresarios como se construye país.

Solo quiero pensar que nuestro presidente y nuestros representantes conocedores de la realidad legislen en favor del bienestar del trabajador y que seriamente piensen en que el desempleo, la pobreza, la falta de industria y de empresarios terminarán porque alguna vez aparezca un fulano redentor y se haga elegir como dictador.

Véase país vecino.

Lea también: PARTIDOS POLÍTICOS SE UNEN PARA DEFENDER LA PRODUCCIÓN NACIONAL DEL SECTOR TEXTIL Y DE LAS CONFECCIONES

TEXTILEROS NO LOGRAN ACUERDOS CON EL GOBIERNO EN MATERIA DE ARANCELES A LAS IMPORTACIONES PARA EL PND

A pesar de la reunión sostenida este martes, 9 de abril de 2019, Presidente de la CCCyA, representantes del sector, el Ministro de Comercio, el Presidente de la Cámara de Representantes y el Senador Álvaro Uribe, no se lograron acuerdos que beneficien realmente al gremio de trabajadores textileros del país.

Tres son las preocupaciones que se presentaron en la reunión realizada en entre el Ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, junto a su viceministra Laura Valdivieso, el Presidente de la Cámara de Representantes, Alejandro Chacón, el Senador Álvaro Uribe Vélez, y Guillermo Criado, Presidente de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines, junto a miembros de la CCCyA y una gran comitiva de empresarios textileros y centrales obreras del país: 1) regular el ingreso de importaciones a Colombia a través de aranceles justos con el empresario y el trabajador colombiano, 2) hacer un control fiscal más efectivo al contrabando y 3) recuperar la estabilidad laboral de cientos de miles de trabajadores del sector textil-confección de la nación.

Ante la grave situación que enfrentan miles de colombianos por los despidos masivos, cierres de fábricas textileras y de confección, y el traslado de estas empresas a otros países con políticas y regulaciones laborales completamente diferentes a las nuestras, así como el ingreso al país de un 90% de importaciones con aranceles del 15%, la Cámara Colombiana de la Confección y Afines ha propuesto la inclusión de dos artículos en el próximo Plan Nacional de Desarrollo que se debatirá en el Congreso en los próximos días:

  1. Un arancel del 37,9% a las importaciones textiles que ingresen al país por un valor inferior o igual a US$20 por kilogramo bruto, en productos clasificados por los Capítulos 61 y 62 del Arancel de Aduanas Nacional, y
  2. Un arancel de 10% ad valorem más US$3 por kilogramo bruto para precios por kilogramo a partir de US$20 en los Capítulos 61 y 62 del Arancel de Aduanas Nacional.

Si se incluyen estas medidas en el Plan Nacional de Desarrollo, en palabras del Dr. Criado a los medios de comunicación, “habría un triple beneficio para el país: 1) aumenta el recaudo para el fisco, porque el importador que le estaba haciendo trampa, va a tener que pagar el 37,9 y no el 15% como lo venía pagando; 2) garantiza el retorno de empleos que hemos perdido en los últimos años; y 3) garantiza también el aumento en la producción nacional y el crecimiento en el sector”.

Según el Dr. Criado, Presidente de la CCCyA, no se pretende atacar a los TLC vigentes ni afectar las importaciones, sino ponerles un freno: “Estamos pidiendo medidas al Gobierno para que se favorezca a quienes generamos empleo en Colombia”; también aseguró que “los TLC son muy buenos, pero no pueden hacerle daño a la industria nacional, no podemos estar promulgando políticas o tratados de libre comercio con países que están promulgando políticas dañinas para el Gobierno Nacional”.

Lea también:
Textileros buscan acuerdo con el Gobierno frente a aranceles en el Plan de Desarrollo

“En Colombia, cinco empresas importan el 51 % de los textiles, no se puede estar pensando en el beneficio de cinco empresas frente a miles de empleos”, Enrique Gómez, vicepresidente de la CCCyA.

Por su parte, el Senador y Ex presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, instó a todos los presentes a buscar el “mejor acuerdo posible”, reconociendo la importancia del sector textil-confección para la economía nacional:

“Ojalá salga por decreto porque lo que ha dicho la jurisprudencia es que los aranceles en la ley se deben considerar para efectos fiscales, pero en los decretos, para temas comerciales. Este es un tema comercial, creo que si sale un buen decreto no tendríamos dificultades de vulnerabilidad de la ley”, afirmó el Senador Uribe.

 

A partir de esta reunión, tanto el Ministro Restrepo como el Dr. Criado, junto a los gremios de centrales obreras, iniciaron diálogos en horas de la tarde del mismo martes para buscar dichos consensos. Sin embargo, y luego de dos días de negociaciones, los textileros se levantaron de la mesa, debido a que el Ministro Restrepo propuso un “peaje” a las importaciones de tan solo 18%, muy por debajo de la propuesta arancelaria del 37,9%, lo que no beneficia realmente a los trabajadores nacionales.

Los próximos días serán cruciales para esta discusión y para todo el sector productivo nacional, quienes conservan la esperanza de que se incluyan estos artículos al Plan Nacional de Desarrollo para los próximos cuatro años, de forma que no dependa del cambio de gobierno.

Lea también:
Textileros abandonan mesa de negociación sobre arancel a confecciones

Puede interesarle: Anuncian aranceles de hasta 25% a ropa y textiles en México.

Partidos políticos se unen para defender la producción nacional del sector textil y de las confecciones

Rueda de prensa de coalición de partidos del Congreso y miembros del Sector Textil y de las Confecciones del país – Marzo de 2019 – Foto RPTV

Por: CCCyA

En los últimos años, la Cámara Colombiana de la Confección y Afines ha enfocado sus esfuerzos en establecer mecanismos que permitan defender a la industria y el empleo nacional, de las condiciones de un mercado agresivo, que ha consumido progresivamente el empleo en Colombia por falta de políticas que prioricen la generación de riqueza en el país, por encima del desarrollo de otros países con los que no tenemos acuerdos comerciales.

Las últimas cifras del Dane sobre desempleo son alarmantes, consecuencia de la desindustrialización, pues la falta de interés del gobierno, ha generado el desmonte de las industrias nacionales, permitiendo que las empresas instalen las plantas de producción en Asia, lo que ha dejado como consecuencia un creciente nivel de desempleo en el país, eso sin contar la informalidad, que alcanza cifras aún más alarmantes:

“Para el mes de enero de 2019 la tasa de desempleo fue 12,8%, lo que representó un aumento de 1,0 puntos porcentuales respecto al mismo mes de 2018 (11,8%). La tasa global de participación se ubicó en 63,5% y la tasa de ocupación fue 55,3%.” (Dane, 2019)

“La proporción de ocupados informales en las 13 ciudades y áreas metropolitanas fue 46,9% para el trimestre octubre – diciembre 2018. Para el total de las 23 ciudades y áreas metropolitanas fue 48,2%.” (Dane, 2019)

Las cifras del Dane no son alentadoras, consecuencia de la contracción de la industria, que es el principal generador de empleo y oportunidades en el país. En el pasado nuestros padres y abuelos sacaron adelante a sus familias gracias a esta industria, que generaba empleos dignos, en el campo y en las ciudades. 

En cifras del Dane, en el 2017, el sector textil confección generaba 576.832 empleos formales, teniendo presente que el 75% del empleo que genera el sector textil confección es informal, serían más de 1.500.000 empleos, cifras con un gran potencial de crecimiento, entendiendo la capacidad productiva de toda la cadena de valor.  

Evidencia de esto, en los últimos años se han acabado los cultivos del algodón, las hilanderías y quedan pocas textileras. Gran cantidad de empresas se encuentran en ley 1116 y muchas empresas de confección han cerrado. Estas políticas de favorecimiento a las importaciones han acabado con el sector y han afectado fuertemente el desempleo.

En el último año, las importaciones crecieron un 16%:

Estas políticas han incentivado el empleo es Asia y favorecido a la creciente importación de países asiáticos y africanos, como podemos observar en el siguiente cuadro: 

FIBRAS HILADOS TEJIDOS CONFECCIÓN
EEUU 42.672.650 India 115.791.145 China 470.043.604 China 289.485.141
China 14.730.376 China 86.535.556 India 43.815.246 Bangladesh 60.942.344
México 4.997.255 EEUU  48.800.551 EEUU 42.275.428 Turquía 30.097.946
Argentina 4.111.610 Vietnam 34.923.787 Peru 36.237.416 Vietnam 28.108.266
CoreadelSur 2.941.218 Indonesia 26.452.503 Mexico 35.421.698 India 24.074.820

Adicional a esto, observemos el crecimiento de las importaciones de países africanos y el comparativo con los países asiáticos:

  Año 2016 Año 2018 % Crecimiento
US$ CIF 415,872,991 605.797.086 45.7%
África 17.407.683 26.256.892 50.8%
China 261.795.924 363.074-997 38.7%
Demas Países de Asia 136.669.385 216.465.197 58.4 %

Los países Africanos y Asiáticos ofrecen bajos salarios, largas jornadas laborales y condiciones deplorables que rayan con la esclavitud. Comparemos la relación de salarios entre Colombia y países asiáticos aquí mencionados:

Como se observa en la gráfica anterior, es imposible competir con el valor de la mano de obra de estos países. No es ético tener relaciones comerciales con países que no tienen buenas prácticas comerciales, que pagan salarios irrisorios, y no garantizan los mínimos vitales. Esto demuestra la voluntad de algunas empresas de abaratar costos, a costa de acabar con el mercado local, quebrar empresas y destruir la calidad de vida con la irregular forma de contratación. Es imposible que las empresas nacionales compitan con esos salarios.

Colombia tiene una alta carga tributaria, UGPP, altos costos de servicios públicos, elevados costos de transporte, entre otras, que alejan cada vez más la posibilidad de que, por lo menos, un producto colombiano pueda llegar a competir por precio con uno traído de estos países.

Celebramos la decisión del Congreso de la República de incluir la defensa del sector textil y de las confecciones en el Plan Nacional de Desarrollo, en donde diferentes sectores políticos se han unido en reconocimiento de la fuerza económica que genera el sector textil y de las confecciones de nuestro país, promoviendo así la generación y la formalización de empleo, fomentando la producción nacional, buscando mayor competitividad al interior del país y en los mercados internacionales.

Apoyando el gravamen de un arancel justo a las importaciones de textiles y confecciones, el Estado colombiano estará protegiendo el proceso de producción y la generación de emprendimiento con base social en el país, enviando un claro mensaje internacional sobre nuestra alta competitividad y calidad histórica del textil colombiano, a través de una política pública justa que apoye al empresario y a la mano de obra local, generando ingresos que reactiven la cadena nacional de producción textil y de confecciones, frente a naciones y emporios económicos extranjeros que buscan beneficios particulares mediante prácticas económicas que esclavizan, denigran y cohíben a países en vías de desarrollo.

Bogotá se prepara para feria de producto terminado y negocios mas importante del país

Imagen tomada de Google: https://bit.ly/2H7NT14

Bogotá se prepara para feria de producto terminado y negocios mas importante del país, este escenario se dará para el mes de septiembre del año en curso, dado el potencial que tiene el sector para ventas internacionales y especialización de canales de venta nacionales,sera una feria que marcara el inicio de una nueva era en muestras de este tipo.